Hay un lugar en la península de Reykjanes donde inmensas fumarolas se elevan en el aire. Donde el barro hierve bajo tus pies. Donde los puentes se. Continue reading