Trekking a las Tappiya Falls

Después del trekking por los arrozales de Batad que ha quedado plasmado en este post, regresé a la cima del pueblo, donde me iba a alojar esa misma noche. En cuanto regresé me vi sorprendido por una fuerte lluvia que me obligó a quedarme lo que quedaba de tarde por los alrededores de la pequeña casa filipina. Aproveché para comentar con la gente local la ruta a las Tappiya Falls que esa mañana no había podido hacer debido a que “el camino estaba cerrado”.

Tras ver sus caras extrañadas y sus comentarios de que “si se podía pasar, aunque lo estuviesen arreglando” decidí madrugar al día siguiente siguiendo los horarios filipinos y estar en pie cuando el sol comenzaba a asomar por el horizonte (algo que gracias al jet lag que llevaba encima, no me dio ningún problema).

IMG_1139

El trekking a las Tappiya Falls o a las Cascadas Tappiya parte desde el mismo pueblo de Batad, atraviesa el pequeño pueblo y recorre todos los arrozales que quedan a la izquierda del valle. Para comenzar la ruta es necesario llegar hasta la pequeña escuela del pueblo y desde ahí descender por el camino que baja. Siguiendo el camino veremos varias indiciaciones para llegar, e incluso en caso de que perdamos el rumbo los amables locales nos echarán un cable para llegar a nuestro destino.

A medida que vamos saliendo del pequeño pueblo de Batad vemos que cómo van desapareciendo progresivamente todas las toscas edificaciones que están repartidas a lo largo del valle, cómo va aumentando la densa vegetación y cómo finalmente llegamos a un espacio abierto dominado por los extensos arrozales exentos de sombras bajo las que cobijarse del abrasador sol filipino.

IMG_1140

Y así, poco a poco voy avanzando por los arrozales, cruzándome con las interminables sonrisas de aquellos que cultivan esos parajes alejados de las abarrotadas ciudades y que no necesitan otra cosa para ser felices. Este recorrido sube y baja por pequeñas piedras superpuestas como escalones, serpentea entre las inundadas terrazas y en un punto el camino se divide: hacia las Tappiya Falls (para abajo) y hacia el mirador de los arrozales (para arriba), desde donde podremos obtener una increíble vista de las verdes terrazas, con el pueblo de fondo y las montañas rozando el cielo gris.

batad_vistas

Finalmente llegamos a un camino que comienza a descender de forma vertiginosa a través de un valle vecino y con el estridente sonido del río golpeando las rocas en el fondo del mismo. Poco a poco el cálido ambiente se va llenando de un frescor que nos indica una sola cosa: estamos cada vez más cerca de las cascadas. Me encuentro con los famosos (y poco habladores) operarios que se encuentran arreglando el camino, me dejan pasar y tras descender unos escasos metros más, me encuentro ante las imponentes cascadas Tappiya. 30 metros de caída de agua que provoca un atronador sonido y un aura mística para los viajeros que llegan cuando el lugar está totalmente vacío.

Una oportunidad perfecta para tomar un baño y refrescarnos después de la ruta, relajarnos y dejar que la sensación de estar en una novela de aventuras en las misteriosas y remotas tierras del norte Filipinas, nos inunde por dentro.

IMG_1176

¡Comparte este post!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

About the author

Travel writer freelance. Blogger en conunpardebotas.com. Backpacker hasta la médula. Entusiasta de la creatividad, el diseño y, en general, de todo lo que signifique comunicar en positivo.

Posts relacionados

JOIN THE DISCUSSION

Comments

  • Rafa Frias (Viajes con Humor) 13/03/2017 at 11:04

    Menudo paisaje macho! La cascada es un lugar idilico para grabar un anuncio de perfumes: Con un par de botas N5
    Un abrazo desde tierras sureñas!

    Reply
    • Alberto 13/03/2017 at 14:21

      Haha, ¡me encantan tus comentarios, campeón!

      Reply
  • F&M 03/09/2017 at 14:41

    Lindo Filipinas y lo mejor es que se puede hacer totalmente por libre sin tener que luchar con los “precios turistas”. Un placer de pais.

    Fuet, Mate i Arros trucos de mochilero

    Reply