Visitando Berlín: Checkpoint Charlie

Uno de los lugares más sugerentes de nuestra visita a Berlín fue el Checkpoint Charlie, el punto de paso más conocido de los utilizados durante la Guerra Fría. A través de este paso de podía conseguir el visado diurno para cruzar a Berlín Este desde Berlín Oeste, es decir, desde el territorio de las potencias aliadas que ocupaban en ese momento la franja oeste (Francia, UK y EEUU) hacia la zona soviética. Este paso se convirtió en un símbolo de la Guerra Fría y muchos ciudadanos alemanes lo veían como una puerta hacia la libertad, muchos de ellos murieron acribillados al tratar de cruzar hacia la parte occidental.

No es hasta que nuestra guía durante el Free Tour (por cierto, 100% recomendable hacer la visita con ellos, desbordan profesionalidad) nos hace detenernos delante del Checkpoint Charlie para contarnos una de esas historias que normalmente quedan escondidas como una anécdota en algún artículo perdido de la Wikipedia. Se trata de un incidente ocurrido en este paso fronterizo que estuvo a punto de desencadenar la 3ª Guerra Mundial.

Fotografía: Federico Venuda

Nuestra historia se remonta hasta el día 22 de octubre de 1961, cuando el subjefe de la Misión de EE.UU. en Berlín, Allan Lightner y su esposa se dirigían al teatro en Berlín Oriental desde Berlín Occidental. Al cruzar la frontera en este paso fronterizo, fueron detenidos por los guardias de Berlín Oriental, violando el acuerdo que prohibía a cualquier autoridad alemana detener a ningún funcionario ni militar aliado, ni aún para verificación de pasaportes.
Como era de esperar, Allan Lightner se negó a entregar su pasaporte, y solicitó ver a un oficial soviético, para mostrarle sus documentos.
Ante la negativa por parte de los soldados, Lightner informó al General Lucius D. Clay (asesor personal de JFK en Berlín) de la situación. El General Clay no vaciló, y envió enseguida ocho policías militares equipados con fusiles M-14 junto con cuatro tanques blindados, para escoltar el coche de regreso hasta el paso fronterizo.

No hubo reacción por parte de los soviéticos, sin embargo, el día siguiente el Gobierno de Berlín Oriental emitió un comunicado por el que obligaba a los miembros de las fuerzas aliadas que no estuviesen uniformados dentro de su jurisdicción a identificarse y debían de dejarse ser controlados y registrados por las autoridades soviéticas.
El General Clay decidió tomar medidas más severas, enviando diez tanques blindados al borde occidental del paso fronterizo. La URSS reaccionó, el 25 de octubre de 1961 33 tanques soviéticos llegaron hasta la Puerta de Brandemburgo, de los cuales 10 fueron enviados al lado oriental del paso.

  

Desde las 17:00h del 27 de Octubre, hasta las 11:00h del 28 de Octubre, cada uno de los tanques estuvieron 18h cara a cara y cargados a menos de 80 metros una de otra. Finalmente, mediante un canal de comunicación secreto, Khrushchev y Kennedy acordaron la retirada de los tanques de manera progresiva para reducir tensiones. Y así, un tanque soviético se retiró 5 metros, a lo que un tanque americano respondió con el mismo acto.

¿Os imagináis que hubiese pasado si a alguno se le hubiese disparado el gatillo?

¡Comparte este post!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Tumblr

About the author

Travel writer freelance. Blogger en conunpardebotas.com. Backpacker hasta la médula. Entusiasta de la creatividad, el diseño y, en general, de todo lo que signifique comunicar en positivo.

Posts relacionados

JOIN THE DISCUSSION